Hasta aquí llegó la riada

Era un viernes de octubre y como todos los días, caminaba hacia el colegio cogida del brazo de Mari Tere, la mejor amiga que tenía desde que llegué al barrio hacía apenas un año. Llevaba mi bata de rayas azules y blancas, los libros y dos lazos rematando las trenzas que me hacía mi madre... Leer más →

La lámpara de los deseos

Desde que mi marido me dijo que me abandonaba, me pasaba los días como pollo sin cabeza. Una amiga me lo había robado con nocturnidad y alevosía y desde entonces no podía consolarme porque me culpaba de no haber previsto esa traición. Había sido tan ingenua como los niños que creen en los Reyes Magos... Leer más →

La envenenadora valenciana

Su última voluntad ha sido que pongan un gran ramo de rosas y una lápida de mármol blanco en su tumba con el texto “Pilar Prades no quería morir a los 31 años”, y  la fecha prevista del final de su vida, 19 de mayo de 1952, porque no recordaba ni el día ni el mes... Leer más →

Síndrome de la cabaña

Es la primera vez que me resisto a volver a la playa, ese lugar que para mí siempre ha significado una bocanada de felicidad. Ya ha pasado un año desde que me marché y no quiero regresar para encontrarme con los ocupas y tener que enfrentarme a ellos.  No me lo explico, pero se meten... Leer más →

El mal de la obra invasora

Llegó un momento que en mi casa se acabó el espacio. No se podía ver el suelo y apenas quedaba un caminito de paso para desplazarse de una habitación a otra. Las estanterías, las sillas, las mesas y los suelos los ocupaban pilas de libros, cuadros, grabados, bocetos, obras realizadas en madera, planchas de diversos... Leer más →

Lombrices y gusanos

Esteban vivía en un pueblecito alejado de la ciudad, junto a su hermano, Francisco José. Era un lugar abandonado de la mano de dios, alejado de la carretera a la que se accedía a través de un camino de tierra prensada por los pies de los campesinos que, desde hacía generaciones, viajaban a los mercados... Leer más →

Mañana, la caja fuerte

Fue un chiste cósmico ver a Ramiro tumbado en el suelo como un gato asustado, pero allí surgió el instante de la iluminación y también de las náuseas.  Apenas han pasado dos días y recuerdo con precisión de cirujana el momento en que Ramiro me planteó que nos asociáramos. Pretendía abrir una nueva sede y... Leer más →

Aquellos besos

Todos los días soy el primero en desayunar y vestirme para ir al colegio. Estoy listo antes que mi madre y que mi hermana mayor.  –¿Qué prisa tienes? Tenemos tiempo, dicen ellas, pero es que voy acelerado porque sé que allí está Blanca y me espera para subir juntos a nuestra clase.  Mi amiga se... Leer más →

Una fiesta de luz. El emplomado

Portavelas de jardín. Diseñado a mano por Hortensia Mañas Durante siglos, el hombre se ha maravillado con las posibilidades estéticas que los vitrales ofrecen a los sentidos. La técnica se utiliza desde tiempos de los romanos, pero en Europa es a partir del siglo XI cuando se desarrolla el emplomado.  La más antigua creación que... Leer más →

Fecha de caducidad

Mi dormitorio estaba debajo de la cocina y llevaba un tiempo despertándome por las noches a causa del ruido de la nevera. Pensé que tendría que cambiarla, aunque no había cumplido los diez años, esa edad límite en la que ahora se decreta la muerte de los electrodomésticos. El caso es que no me decidí... Leer más →

Manual de supervivencia

Dile a todo que sí. Desconfiabas de él desde que llegó, su voz no te encajaba con su físico, esa sonrisa te parecía demasiado de película para ser auténtica y te sorprendió su manera de mirar a la gente sin verla. Para colmo, aterrizó en la empresa como un elefante en una cacharrería.  Como aperitivo,... Leer más →

El año 1960

En enero de 1960 mis padres se compraron una casa de tres habitaciones con una gran cocina. La vivienda estaba orientada al este, en el extrarradio de la ciudad, en medio de frondosos jardines y huertas. Por fin tenía un auténtico hogar, después de viajar por distintos lugares ocupando casas desangeladas de alquiler barato, equipadas... Leer más →

Lavanderas

A las lavanderas ya las mencionaban en la Biblia y su tarea está asociada de forma tradicional al ama de casa. Como oficio casi exclusivo de la mujer tuvo especial desarrollo durante los siglos XIX y XX. Aunque ha desaparecido prácticamente como un trabajo remunerado en la sociedad occidental y occidentalizada, continúa ocupando un sector... Leer más →

¡Diosas!

Las diosas encontraron el momento propicio para reunirse sobre la gran alfombra y los sillones de cuero. Por fin, la escritora las había invocado antes de irse a dormir y podrían disponer de la joya de la casa para ellas solas, un acogedor espacio en la sala de la biblioteca que contenía algunos incunables, manuscritos... Leer más →

El estuche de dos cremalleras

Mi abuela dijo en una comida familiar, que daría un dedo de su mano por conocer a la gente y la entendí perfectamente, aunque todos me miraron con curiosidad cuando le di la razón. ¿Cómo podían saberlo si nunca se lo conté a mi familia? En aquella época yo vivía despreocupada hasta que vino la... Leer más →

Brujas

Calumnia, que algo queda, le digo con fastidio a mi abogado, violenta por nuevas acusaciones infundadas, procedentes de Cuba. Nos estamos gastando un dineral en pleitos difíciles de ganar cuando se trata del imaginario colectivo.  En esta ocasión me sorprenden los testigos mentirosos que afirman que volamos sobre los tejados entre las diez y las... Leer más →

Afrodita

Me han crecido yerbas entre los dedos de los pies. El invierno me deprime y este, en particular, me parece espantoso. Me molestan y me hubiera gustado cortarlas o mejor, arrancarlas, pero temía que me dolieran. La culpa es de los artistas, que se empeñan en colocarme en el centro de pequeñas lagunas o fuentes,... Leer más →

El pedido

El hombre estaba durmiendo plácidamente a la hora de la siesta. Hacía meses que esas dos horas se habían convertido en una auténtica escapada hacia la felicidad desde que le prejubilaron y este invierno frío y desapacible resultaba propicio para darse este placer. A las cuatro de la tarde, recibió una llamada en su teléfono... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑