La calle de los paseos

Mientras el reloj se demoraba en marcar la hora del paseo, Lucía recorría las emisoras de radio escuchando las noticias y los titulares de prensa. “La mitad de los españoles teme perder el empleo por la crisis”, “Italia, con 3.405 muertos, ya supera a China en fallecidos”, “…venga a la agencia negociadora del alquiler”. En la... Leer más →

Gorriones

Yo no he nacido para depender de nadie. Necesito volar como estos gorriones que veo entrar y salir de la palmera. Yo no he nacido para depender de nadie. Necesito volar como estos gorriones que veo entrar y salir de la palmera. Escucho a mi hija abrir la puerta. Ha venido para pasar el sábado... Leer más →

Secretos

Ella era casi invisible. Todo el ruido lo traía mi padre. Mi madre era casera y silenciosa, pero cuando él estaba, había música en el aire. Ponía la radio, hablaba con los vecinos, hacíamos excursiones a la playa o a los montes cercanos a la ciudad con su Simca 1000 y todas las noches nos... Leer más →

Balance Anual

A primera hora ha venido mi jefe a verme al despacho. —¿Qué tal Cecilia, va todo bien? —Sí, mas o menos. —Me alegra saberlo, porque la verdad, me tienes preocupado. —¿Por qué?, ¿He hecho algo mal? El balance de situación lo tengo casi listo. —No, no es eso, es que últimamente… ¡Últimamente!, me dice. Así,... Leer más →

Receta para desconectar: No comer

Cuando apareces con los ojos pequeños, necesitados, cuando sientes frío y te arde la piel, puedes intuir que se aproxima un período de abstinencia en el que te transformaras en un ser de otro espacio y otro tiempo, obligado a un periodo de hibernación. Durante unos días, no comerás grasas, ni dulces ni verduras al... Leer más →

Despedidas

A veces asiste a las bodas algún desconocido, alguien que el novio o la novia evitan presentar, que los familiares y amigos no conocen ni reparan en ellos, que se esconden del barullo de la fiesta y observan desde el rincón más alejado la representación teatral de la formalización de una nueva pareja.  Esta vez... Leer más →

La herencia

Todo ocurrió unas pocas horas después de cenar.  Estaba recogiendo la mesa y se me escurrió entre las manos un plato hondo de porcelana de Limoges, cayendo al suelo con tan mala suerte que se deshizo en mil pedazos. Era el último que quedaba de la vajilla familiar, el objeto más apreciado por mi marido. ... Leer más →

El primo Ramón

El primo Ramón vino del pueblo para celebrar su cincuenta cumpleaños y nos invitó a comer en un restaurante que dirigía un conocido suyo. Mi hermana Nuria y yo le vimos aparecer con una sonrisa profident que le hacía más joven, aunque el blanco enorme de sus dos palas delanteras daba un poco de miedo. Me arreó... Leer más →

Hasta aquí llegó la riada

Era un viernes de octubre y como todos los días, caminaba hacia el colegio cogida del brazo de Mari Tere, la mejor amiga que tenía desde que llegué al barrio hacía apenas un año. Llevaba mi bata de rayas azules y blancas, los libros y dos lazos rematando las trenzas que me hacía mi madre... Leer más →

La lámpara de los deseos

Desde que mi mñarido me dijo que me abandonaba, me pasaba los días como p ollo sin cabeza. Una amiga me lo había robado con nocturnidad y alevosía y desde entonces no podía consolarme porque me culpaba de no haber previsto esa traición. Había sido tan ingenua como los niños que creen en los Reyes... Leer más →

La envenenadora valenciana

Su última voluntad ha sido que pongan un gran ramo de rosas y una lápida de mármol blanco en su tumba con el texto “Pilar Prades no quería morir a los 31 años”, y  la fecha prevista del final de su vida, 19 de mayo de 1952, porque no recordaba ni el día ni el mes... Leer más →

Síndrome de la cabaña

Es la primera vez que me resisto a volver a la playa, ese lugar que para mí siempre ha significado una bocanada de felicidad. Ya ha pasado un año desde que me marché y no quiero regresar para encontrarme con los ocupas y tener que enfrentarme a ellos.  No me lo explico, pero se meten... Leer más →

El mal de la obra invasora

Llegó un momento que en mi casa se acabó el espacio. No se podía ver el suelo y apenas quedaba un caminito de paso para desplazarse de una habitación a otra. Las estanterías, las sillas, las mesas y los suelos los ocupaban pilas de libros, cuadros, grabados, bocetos, obras realizadas en madera, planchas de diversos... Leer más →

Lombrices y gusanos

Esteban vivía en un pueblecito alejado de la ciudad, junto a su hermano, Francisco José. Era un lugar abandonado de la mano de dios, alejado de la carretera a la que se accedía a través de un camino de tierra prensada por los pies de los campesinos que, desde hacía generaciones, viajaban a los mercados... Leer más →

Mañana, la caja fuerte

Fue un chiste cósmico ver a Ramiro tumbado en el suelo como un gato asustado, pero allí surgió el instante de la iluminación y también de las náuseas.  Apenas han pasado dos días y recuerdo con precisión de cirujana el momento en que Ramiro me planteó que nos asociáramos. Pretendía abrir una nueva sede y... Leer más →

Aquellos besos

Todos los días soy el primero en desayunar y vestirme para ir al colegio. Estoy listo antes que mi madre y que mi hermana mayor.  –¿Qué prisa tienes? Tenemos tiempo, dicen ellas, pero es que voy acelerado porque sé que allí está Blanca y me espera para subir juntos a nuestra clase.  Mi amiga se... Leer más →

Una fiesta de luz. El emplomado

Portavelas de jardín. Diseñado a mano por Hortensia Mañas Durante siglos, el hombre se ha maravillado con las posibilidades estéticas que los vitrales ofrecen a los sentidos. La técnica se utiliza desde tiempos de los romanos, pero en Europa es a partir del siglo XI cuando se desarrolla el emplomado.  La más antigua creación que... Leer más →

Fecha de caducidad

Mi dormitorio estaba debajo de la cocina y llevaba un tiempo despertándome por las noches a causa del ruido de la nevera. Pensé que tendría que cambiarla, aunque no había cumplido los diez años, esa edad límite en la que ahora se decreta la muerte de los electrodomésticos. El caso es que no me decidí... Leer más →

Manual de supervivencia

Dile a todo que sí. Desconfiabas de él desde que llegó, su voz no te encajaba con su físico, esa sonrisa te parecía demasiado de película para ser auténtica y te sorprendió su manera de mirar a la gente sin verla. Para colmo, aterrizó en la empresa como un elefante en una cacharrería.  Como aperitivo,... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑