Noche de Reyes

He pasado la noche de Reyes en el hospital, en urgencias.

Algunos profesionales del turno anterior, se vistieron de Reyes Magos y de pajes y visitaron a todos los ingresados haciéndose fotos con ellos mientras les recordaban que el brazo debe permanecer estirado para la mayor eficacia del gotero, o arreglaban las sábanas que caían al lado de una cama o arropaban a alguien con un gesto mil veces practicado en las intensas jornadas de trabajo. Imposible disimular que eran médicos, médicas, enfermeros, enfermeras, auxiliares…

La gente sonreía. Esos minutos rescatados al dolor y al temor del qué será lo que me ha traído hasta aquí, valen su peso en oro, si es que es posible pesar una sonrisa durante el tiempo que duró su visita.

Mientras tanto, las familias, los niños, los mayores, disfrutaban las múltiples cabalgatas que recorren nuestros pueblos, ciudades, barrios. Y yo, este año, quería ver la de Madrid, siempre en el punto de mira, con magia renovada o con magia tradicional. La magia existe mientras vas creciendo, después es un milagro.

Me la perdí este año, me perdí la noche y el día de Reyes tan amado por mí y por mis niños que ya no son. Pero la alegría de ver a estos profesionales doblando turno para arrancar una sonrisa a todos los que estábamos allí esta noche de Reyes, me llenó el corazón. Como a una niña.

Gracias Reyes Magos del Hospital Puerta de Hierro por el doble turno, por esta visita inesperada, por vuestra magia, por la ilusión que tanta falta nos hace. Por ese regalo. Una noche inolvidable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s