En Marrakech: La Medina

P1160131


Preparo el viaje con mis amigas viajeras y en esta ocasión nos acompañará una escritora y viajera por medio mundo como corresponsal, coordinadora de viajes y miembro del comité editorial de la Sociedad Geográfica, Emma Lira,  que  acaba de publicar un libro, “Lo que esconden las olas” y nos regala su primera obra, “Donde mueren los dragos”. Tiene una larga trayectoria como redactora de viajes en diarios, revistas, agencias y medios de comunicación. Acaba de publicar la guía de Granada para Lonely Planet y está intentado aunar esfuerzos para la publicación de su última obra.Las cinco nos preparamos para un nuevo viaje, esta vez visitaremos  tres lugares de Marruecos: Marrakech, el valle del Ourika y Essaouira.

Estaremos en lugares físicos y entornos inmateriales declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO: las medinas de Marrakech y Essaouira, la plaza Yemaa El Fna, el árbol del Argán y visitaremos a mujeres emprendedoras y a mujeres viudas y separadas que agrupadas en una cooperativa, luchan por  su supervivencia. También los baños de la Medina, atendidos por mujeres locales de manos arrugadas. No es fácil ser mujer en Marruecos.

Hace dos días, en 2004 se subió la edad mínima para casarse a los 18 años, quedó abolida la poligamia  y la tutela de padre o hermano mayor sobre la mujer. El aborto está prohibido excepto si peligra la vida de la madre. Y aunque existe el divorcio, las mujeres sin recursos encuentran muchas dificultades.

Marrakech, la ciudad roja

La Medina de Marrakech  fue fundada por los almorávides en 1070 y se convirtió en la capital y en el centro económico-político y cultural de estos nómadas. Durante los siguientes dos siglos la ciudad se fue desarrollando desde el trazado original almorávide. De la medina o ciudad fortificada original se conservan las murallas edificadas en el siglo XII  y los palmerales del este de la ciudad.

Nos alojamos en un Riad en la Medina, el Samsly, precioso.  Son antiguos palacetes árabes cuya estructura se dispone alrededor de un patio interior, con jardín., con fuente.  Entrar en su interior es como transportarse a las Mil y Una Noches y ese ambiente invita a la intimidad, a la conversación, a disfrutar del sonido del agua y de la música suave, al relax. Subir a la terraza y admirar el skyline de Marrakech, es muy curioso, tanto de día como de noche. Pasear por las calles y ver que los riads son discretos, con apenas unas macetas con plantas y una puerta atractiva, sin publicidad  y se abren hacia el interior descubriendo un mundo refrescante y sereno.

P1160099       P1160096

En nuestro caso estuvo fenomenal. Cinco mujeres hablando todo el tiempo en este entorno tranquilo resultó reparador cada día, con unos vasitos de té con menta o zumos de naranja deliciosos alrededor de la mesa o los sofás.  Los desayunos de frutas, dulces y yogures naturales una delicia para empezar el día con buen ánimo. Y las últimas charlas de la noche, contando historias, como nos gustaban de niñas.

Desde allí a la Plaza Jemaa El Fna y el minarete de la Mezquita Koutoubia, tan solo un paseo.

marrakech-2185362__340

Esta enorme plaza, recién asfaltada,  está dividida en dos áreas y es el gran centro de la vida de Marrakech. Con ambientes totalmente diferentes durante el día y la noche, la visitamos varias veces: tranquilidad y compras por las mañanas, grupos de encantadores de serpientes, mujeres que pintan las manos y los pies, chiringuitos para beber y comer por las tardes y noches de encuentros, corrillos de música, cuenta cuentos, malabaristas, teatro….A los turistas nos advierten que aportemos algún dinerito. Forma parte del gran teatro de este centro emblemático de transacciones comerciales y culturales.

Todo es de color rojo en sus construcciones. No solo aquí. En todo Marrakech, tanto en la zona antigua como en la nueva. Siempre sorprende el uso de los recursos locales por la particularidad que aporta a tantos lugares.

Desde la misma Plaza Jemaa El Fna se extienden hacia el norte los zocos.  Esta es una ciudad comercial por excelencia, histórico lugar de encuentro en las rutas del África. Se trata de un gran conglomerado de callejuelas cubiertas con grandes toldos donde, agrupados en distintas zonas y oficios, puedes admirar forjas, lámparas, zapateros, cueros, joyas, especias…alfombras. Hemos comprado en la zona judía cúrcuma y el famoso Ras el Hanout, la mezcla de especias con un aroma delicioso para los amigos cocinillas de España, además de jabones olorosos y piedra pómez para las durezas.

P1160113Puedes  encontrar  las más variopintas tiendas y es imposible no caer ante la tentación de comprar, eso sí, con el típico proceso de regateo, algo que nos cuesta a muchos europeos sin caer en lo patético. Y aunque ya puedes encontrar tiendas que se enorgullecen del precio fijo, hemos  podido comprobar que la seguridad de una cierta calidad pasa por la tristeza de la falta de ambiente. Al final, resulta que a nosotras nos acabó gustando el regateo. Es un teatrillo en el que nos desenvolvemos fatal. Hicimos la prueba con frasquitos de cristal y de una tienda a otra podía variar de 30 dirhams a 10. Hay que tener tiempo, paciencia, conocimiento y buen humor.

Dentro de la Medina de Marrakech, encuentras la Madraza Ben Yousseff, una antigua escuela coránica del siglo XVI donde se mezcla el mármol, el estuco, la madera de cedro y los mosaicos. Nos lo mostró la guía local Aisha. Hacía calor y encima estaba preparándose para el Ramadán, ayuno que se realiza en las horas de sol. Solamente se puede comer, tomar agua antes del alba y después del atardecer, cosa que les dificulta la vida activa.P1160137

Aisha nos dio explicaciones detalladas sobre los componentes del estuco: yeso blanco, polvo de mármol y clara de huevo….¿Y agua? Nos lo preguntó cómo a los niños varias veces, al fin y al cabo, estábamos en la Madraza.

Una cosa me gustó de Aisha, que se acoplaba al ritmo de la persona más rezagada. ¡No te podías despistar si no querías que tus compañeras escucharan una y otra vez las mismas explicaciones!  Me recordó un cuento de Cristina Fernández sobre las enseñanzas en la Madraza. Adaptar el ritmo de todos.

No pude compartir su punto de vista sobre las mujeres dentro de la cultura musulmana. Se comparan entre ellas….No con las europeas. Un mundo equilibrado en sus valores pero lejos de los nuestros. Sin embargo, lo que he visto en las calles es una mayor apertura. A las mujeres extranjeras nadie les pide que lleven velo, lo cual es un alivio y se ven muchas mujeres allí que no lo llevan, visten a la europea como los hombres aunque con discreción. Defienden su formación y desarrollo y mantienen las tradiciones y el cuidado de la familia dándole un papel importante al varón. El rey y el Corán están por encima de todo. No pudimos visitar las mezquitas porque en Marruecos no se permite la entrada a los no musulmanes. Y con discreción también, pudimos tomar unas cervezas.

También nos acompañó al Palacio de la Bahía  un edificio que es una verdadera obra de arte de la arquitectura marroquí.  De finales del siglo XIX,  se extiende en una sola planta con un laberinto de salones y patios ajardinados preciosos (tiene más de 150 habitaciones, aunque se visita solo una parte…). Y nos contó historias de amor sobre el sultán, su Bahía y las “otras”. Solamente cuatro mujeres y veinte concubinas… que vivían en el Haren.

P1160122Ha sido un viaje de historias personales, de la historia, de cuentos sonrientes y amorosos, de relatos de viajes y experiencias.

También visitamos las Tumbas Saadies, un mausoleo de la dinastía Saadí, construido entre los siglos XVI y XVII, lugar que estuvo oculto durante mucho tiempo hasta que fue redescubierto en 1904. No hay nombres en las lápidas de cerámica de colores. Todos son iguales bajo el suelo, solo que unos a cubierto y otros en los jardines, a la luz del sol y de las estrellas. Emma nos hizo un relato de cómo se consolidó en el poder esta dinastía, después del desastre del ejército de Portugal en la batalla de los Tres Reyes, en el verano de 1575.

La Medina es como una especie de laberinto de calles estrechas y frescas. No siempre puedes adivinar lo que hay detrás de sus muros. No se ve  el verde de sus plantas en los patios interiores pero sí se aprecian los estupendos jardines de la ciudad amurallada, con palmeras, naranjos, limoneros, olivos, higueras, granados y cactus y toda clase de flores típicas del Mediterráneo como las zinnias, hibiscus, mimosas o buganvillas que aquí ofrecen varios colores. El amarillo apenas se ve en España. Llama la atención su amor por las rosas, que están por todas partes, que adornan todos los espacios. Las mesas y las camas las adornan con pétalos. Una ciudad verde y roja, diría yo. Sorprende.

Y si de jardines hablamos, el más visitado es el de Majorelle,  auque los Jardines de Menara son los preferidos por los lugareños para pasar el día por su gran espacio y la sombra de sus árboles. Fueron creados en 1870 sobre un antiguo estanque almohade. Junto a la medina de Marrakech y los Jardines de Menara, los jardines de Agdal (en lenguaje bereber, significa prado vallado).

Nosotras nos demoramos  en los Jardines de Majorelle, su museo y su tienda. El jardín alberga especies vegetales de los cinco continentes destacando su colección de cactus y de buganvillas, seguramente el mas visitado por los turistas.

P1160348

Fue fundado por el pintor francés Jacques Majorelle  que en el año 1924 adquirió la tierra en la que hoy se encuentra el jardín. Luego, en el año 1931 encargó al arquitecto Paul Sinoir un nuevo edificio donde decidió instalar su taller. En 1980 el modisto Yves Saint Laurent y Pierre Bergé adquirieron la propiedad. En este bello jardín hay variedades de palmeras, de cactus, bambúes y plantas acuáticas.
Las palmeras proceden de California, del este de África, la India, Las Islas Canarias, Mesopotamia y la cuenca del Mediterráneo. Los Bambúes son del sur de Asia. Otro de los atractivos es la variedad y coloridos de macetas que hay en el jardín. El azul Majorelle se combina con el amarillo limón, verde claro y el ocre. Jacques Majorelle quería hacer de él un remanso de paz, aislado del exterior, no sólo por las paredes sino también por los contrastes.

P1160347

Se opuso al desierto que rodea a la propiedad y la llenó de una exuberante vegetación, así como también de diferentes fuentes y caminos de agua.

Cuando Yves murió en París, sus cenizas fueron esparcidas en los jardines y levantado un memorial en su honor, en el que se erige una columna romana traída de Tánger sobre una base con el color característico marraquechí. Finalmente, Pierre Bergé delegó su gestión a la fundación que lleva el nombre de ambos.

La última tarde la pasamos en el Hamman, el baño árabe tradicional en el que la limpieza se hace básicamente a través de vapor y exfoliación de la piel.  Es además un lugar de reunión, especialmente para las mujeres. Allí, señoras fuertes de manos arrugadas nos sacaron las células muertas del último año a base de jabón negro y restregones de manopla sin piedad. Todas nos sentimos como niñas en el día del baño.

Aunque en sus inicios los hamman eran la única forma que tenían los marroquíes de asearse, actualmente todas las casas tienen su propio baño. Hoy en día, ir al hammam se ha convertido en una tradición que cumplen al menos una vez a la semana.

P1160405

 

La despedida fue en el patio del Riad. La cocinera, Fátima, nos preparó una excelente cena a base de tajín de cordero con ciruelas, ensaladas coloristas, calabacines a la plancha y zaaluk, sin que faltaran los pequeños dulces en el postre, en una mesa con velas y pétalos de rosas rojas, bajo la luz de la luna y las estrellas, mientras ella acudía solícita a acunar a su bebé, lloroso. Una despedida entrañable entre mujeres, en la intimidad del hogar-riad.

Y para todas, shukran.

 

Consultas:

www.sientemarruecos.viajes/blog/

www.visitarmarruecos.com

Fátima Mernissi. “El harén político: El profeta y las mujeres”

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s